Muchas gracias y muy buenas tardes a todas y a todos mis paisanos del Estado de México, con quienes me da mucho gusto encontrarme, precisamente, en la celebración del Día del Árbol.

Y desde el Estado de México, promover la mayor conciencia de respeto a nuestro medio ambiente y, particularmente, de respeto a las zonas forestales que tenemos en México, a los árboles que tenemos en todo el territorio nacional.

Desde aquí, saludo a toda la sociedad mexicana, desde el Estado de México, en compañía de todas y todos mis paisanos.

Muchas gracias por su hospitalidad.

En este espacio que me permite regresar a mi tierra, regresar al Estado de México, y en este pequeño espacio en el que nos encontramos, lleno de árboles, lleno de zona forestal, sin duda, resulta muy grato poder compartir con ustedes algunos de los esfuerzos que el Gobierno de la República, junto con los gobiernos estatales, los gobiernos municipales, estamos haciendo para preservar nuestro medio ambiente, y muy particularmente, nuestras zonas forestales.

Por eso, le quiero agradecer, en primer lugar, y saludar al señor Gobernador del Estado de México, por su hospitalidad, por la calidez de su mensaje, que nos ha compartido el valor que un árbol tiene y, por ello, la gran necesidad de generar esta conciencia entre la sociedad de mayor respeto a nuestro medio ambiente.

Muchas gracias, señor Gobernador, por el esfuerzo que realiza su gobierno y por acompañarnos en este esfuerzo para cuidar de nuestras zonas forestales.

Felicidades, señor Gobernador.

Gracias paisanos. Muchas gracias a los paisanos allá, de San Felipe del Progreso.

Quiero agradecer y saludar a todas las autoridades aquí presentes, al señor General Secretario de la Defensa Nacional.

A los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República que están en este acto.

A las autoridades estatales.

Al Presidente Municipal de Lerma.

A Presidentes Municipales de municipios vecinos.

A ejidatarios, comuneros.

A quienes son parte de las brigadas, que en todo el país se dedican, particularmente a combatir los incendios forestales: 18 mil brigadistas federales, estatales, municipales, que hacen una gran labor, arriesgando su vida, precisamente, para preservar nuestras zonas forestales.

Saludo a todas las autoridades aquí reunidas, a nuestros delegados federales.

A actores políticos, sociales, del Estado de México, a quienes me da mucho gusto saludar al encontrarme aquí, en mi casa.

A niñas y a niños que están presentes y que están absorbiendo, precisamente, esta conciencia de respeto a nuestro medio ambiente.

Y especialmente, saludo a todas las mujeres, jóvenes, hombres, de distintos municipios que se dan cita en este evento.

Les saludo con respeto y con afecto.

Muchas gracias a San Felipe y a la gente de otros municipios; de Lerma, de Almoloya, de Zinacantepec, de Calimaya, de Toluca, de varias partes de esta región del estado, que amablemente me reciben este día.

Hoy, estamos, como aquí ya se ha compartido, como lo ha expresado el propio Gobernador del estado, como lo dijera el Secretario de Medio Ambiente, estamos para celebrar el Día del Árbol.

Y esto nos permite hacer un balance de cómo estamos, como Nación, en este esfuerzo por preservar nuestras zonas forestales.

Tengamos presente, como aquí también ya se compartió, que nuestros bosques y selvas son una fuente de vida y de bienestar que debemos conservar y preservar para el futuro.

Hay que destacar que la cubierta forestal que tiene nuestro país, es prácticamente del 70 por ciento; es decir, prácticamente dos terceras partes, y poco más de la extensión territorial de nuestro país, es zona  forestal.

Y somos, además, tenemos 138 millones de hectáreas de bosques, selvas y manglares, que nos ubican como el país número 12 en el mundo con esta riqueza natural.

Cuántos países más no desearían tener lo que México hoy tiene.

Somos, por nuestra diversidad, biodiversidad y por nuestras zonas forestales, ocupamos el lugar número 12.

Somos un país privilegiado pero, también, somos un país que, a partir de esta condición, está convocada su sociedad para cuidar de mejor manera esta riqueza natural.

Hoy, nos convocan particularmente dos importantes propósitos:

Dar inicio a la Campaña Nacional de Reforestación 2015, y es ocasión para hacer un balance en dónde nos encontramos, a partir de la meta que nos hemos trazado durante esta Administración.

Hoy, tengo el gusto de compartirles que el avance acumulado en la reforestación que hemos venido haciendo en todo el territorio nacional, nos permite tener ya un acumulado de 405 mil 850 hectáreas que se han reforestado.

Esto  nos permite afirmar que en sólo dos años llevamos cubierta ya el 40 por ciento, poco más, de la meta sexenal de plantar 365 millones de árboles en todo el territorio nacional.

Este año nos hemos propuesto reforestar 170 mil hectáreas, sembrando 190 millones de plantas para preservar nuestras zonas forestales.

Expreso aquí, mi amplio, mi mayor y amplio reconocimiento a quienes son parte de este importante esfuerzo.

En primer lugar, quiero aquí felicitar ampliamente a nuestro Ejército mexicano.

Lo digo y me adhiero a lo que ha dicho el Gobernador del estado, el Ejército mexicano participa de manera muy activa en las labores de reforestación, de combate a la tala clandestina y también en el combate a los incendios forestales.

Por eso, en nombre de la sociedad mexicana, dejo aquí testimonio de reconocimiento y gratitud a los soldados de México, al Ejército mexicano.

Muchas gracias, señor General Secretario. Transmita mi mensaje de felicitación y reconocimiento a todos los miembros del Ejército mexicano, por favor.

Junto a esta labor, también participan quienes son productores forestales.

En la voz de Gerardo que nos ha compartido lo que él hace en esta zona comunal y ejidatarios, comuneros que participan también de esta tarea, que reciben también una motivación, que reciben un incentivo, pero que aseguramos, con ello, que comuneros y ejidatarios, y productores forestales, estén cuidando de nuestras zonas forestales, que estén cuidando nuestras fábricas de agua.

Y todos los demás beneficios que nos compartió el Gobernador del estado, al describir con una gran precisión, los beneficios y bondades que tiene el cuidar un solo árbol.

Aquí nuestros comuneros también se ocupan de reforestar y de cuidar de nuestras zonas forestales.

Por eso, hoy hemos entregado aquí de manera simbólica distintos estímulos y apoyos para que sigan cuidando de nuestras zonas forestales.

También hago aquí un amplio reconocimiento, como ya lo expresé, a quienes son parte de las brigadas de combate a los incendios forestales.

Aquí están solo algunos, solo algunos de los que vienen de distintas partes del Estado de México y de otras entidades, de los 18 mil brigadistas que apoyan esta labor de combate a los incendios forestales.

Reciban, en ustedes, el saludo y reconocimiento a todos sus demás compañeros.

Muchísimas gracias.

Otro propósito que hoy nos convoca, precisamente en la celebración del Día del Árbol, es el compromiso que tiene nuestro país con la preservación de nuestro patrimonio natural.

México ha establecido el compromiso internacional, se ha comprometido, no obstante que somos un país que emite o que tiene una poca contribución a las emisiones de carbono que se hacen a la atmósfera, apenas emitimos el uno por ciento.

Sin embargo, somos un país que con esta aportación, o con esta contribución que hacemos de emisiones de carbono del uno por ciento, hemos asumido un compromiso aún mayor para cuidar de nuestro medio ambiente, y de nuestro patrimonio natural.

México se ha comprometido, frente al mundo, para decretar de aquí al 2020, al menos el 17 por ciento de su superficie terrestre, y el 10 por ciento de sus zonas marinas y costeras, como Áreas Naturales Protegidas.

Lo que estamos haciendo es adelantar este compromiso para que hacia el 2018 podamos, realmente, cumplir con esta meta.

En las superficies marinas, vamos a garantizar que las cooperativas pesqueras sigan realizando su importante actividad de manera sustentable, es decir, cuidando de nuestro medio ambiente, pero que podamos conciliar la actividad económica que realizan de pesca con mejores prácticas, con mejores técnicas, y en los lugares donde debe realizarse, para cuidar de nuestro medio ambiente.

También estamos en proceso de decretar nuevas Áreas Naturales Protegidas. Justamente el día de hoy, en el Diario Oficial de la Federación, se ha decretado que el Cerro Mohinora, en Chihuahua, se convierta en un Área Natural Protegida, junto a otras seis más, que en próximos días también se estarán decretando en estados como Sinaloa, en Baja California Sur, en Colima, en Nayarit y en Tamaulipas.

Y le he dado a indicaciones, aquí está el titular de la Secretaría del Medio Ambiente, para que acelere los estudios necesarios que nos permitan declarar muy pronto ya las zonas en el caribe mexicano y en el Golfo de California, en el Mar de Cortés, Áreas Naturales Protegidas.

Y de esta manera, podamos conciliar nuestro esfuerzo de hacer zonas económicas que contribuyan al desarrollo económico del país, pero que, también, concilien nuestro respeto con el medio ambiente.

Éstos son los esfuerzos que hoy el Gobierno de la República viene desplegando, en esta conciencia que tenemos que asumir de cuidar nuestro medio ambiente.

Lo hacemos a través de distintas acciones, como la que hoy nos convoca, el decretar zonas naturales protegidas, el iniciar nuestra Campaña Nacional de Reforestación, el convocar a la sociedad mexicana y, particularmente, a quienes acompañan este esfuerzo para que podamos, realmente, realizar las acciones que nos permitan ampliar nuestras zonas forestales; que nos permitan ampliar nuestras zonas que están generando agua y vida para la sociedad mexicana.

Ese es el compromiso que tiene el Gobierno de la República.

Y reconocemos los esfuerzos propios que realizan las distintas entidades federativas, como es el caso del Estado de México, que con la misma claridad y con la misma conciencia, se adhieren a este esfuerzo, lo replican, lo multiplican.

Y eso permitirá que esta generación asuma plena responsabilidad en lo que debemos hacer para cuidar  nuestro medio ambiente, y sea también nuestra mayor contribución al legado que debemos hacer a las futuras generaciones.

Somos y seremos responsables de que la sociedad del mañana, que nuestros nietos, hijos, que tengan participación protagónica el día de mañana, puedan vivir en mejores entornos, en un medio ambiente debidamente cuidado, preservado, con una mayor conciencia ambientalista de nuestra sociedad, que nos permita tomar acciones para combatir el cambio climático y que todo ello nos permita generar condiciones de calidad y de bienestar para la sociedad mexicana.

Por ello, felicito los esfuerzos locales, los esfuerzos del Estado de México y de otras entidades federativas, al tiempo que los convoco para que sumemos esfuerzos, hagamos frente común en este objetivo: cuidar del árbol, cuidar de los árboles que hay en México, cuidar de nuestras zonas forestales, para bien de México y para bien de las futuras generaciones.

Muchísimas gracias a todos.