Por Enrique Peña Nieto

Los mexicanos estamos muy contentos por la Visita Oficial del Excelentísimo Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe. Durante 2 días, hemos trabajado para acercar más a nuestras naciones y hoy tuvimos la alegría de visitar la majestuosa ciudad prehispánica de Teotihuacán.

Teotihuacán es un lugar extraordinario, que nos hace sentir profundamente orgullosos de ser mexicanos. Es también un sitio que tradicionalmente ha sido visitado por los mandatarios japoneses, como símbolo de nuestra amistad recíproca.

En 1987, la UNESCO declaró esta gran ciudad Patrimonio Mundial. De hecho, Japón y México somos dos de los países con mayores sitios declarados Patrimonio Mundial. Somos dos naciones orgullosas de su pasado y de sus tradiciones.

Unidos por una historia extraordinaria, ahora estamos construyendo juntos un futuro de mayor prosperidad. Sea nuestro porvenir compartido un “sol naciente”, como el de Japón y como el que nace en la majestuosa pirámide de Teotihuacán.