Por Enrique Peña Nieto

En cualquier rincón del planeta, cuando se habla del tequila indudablemente se habla de México. Esta bebida es reflejo de la riqueza de nuestra tierra y de la calidad de los productos 100% mexicanos.

Cada botella de tequila contiene la dedicación y el esfuerzo de los jimadores; la habilidad de los maestros tequileros; años de añejamiento; así como la visión de quienes lo comercializan y distribuyen.

Hoy tuve el honor de reunirme, en Jalisco, con representantes de la Industria Tequilera, en el marco del 40 Aniversario de la Denominación de Origen y 20 del Consejo Regulatorio del Tequila, cuyas aportaciones son innegables y han generado una etapa de mayor dinamismo y crecimiento para este sector.

Expresé mi más amplio reconocimiento y felicitación a los agaveros, tequileros, envasadores y comercializadores, porque apenas en 1995 en México existían sólo 36 casas tequileras y hoy contamos con 119. Además, el tequila llega a más de 100 países en todos los continentes.

Nuevamente los felicito y les deseo que vengan más años de éxitos. Lo reitero: en el Gobierno de la República, la industria tequilera tiene a un invariable y firme aliado.