Por Enrique Peña Nieto

San José, Costa Rica, 20 de febrero de 2013

Estar en un edificio histórico como lo es la Corte Suprema de Justicia en Costa Rica es un gran honor y una ocasión solemne. En este recinto se ejerce una de las más altas responsabilidades de cualquier país democrático: velar por la justicia y la vigencia de la Ley.

Aprovecho para recordar y expresar mi solidaridad y mi más sentido pésame a los costarricenses por haber perdido a uno de sus hombres más grandes y ejemplares, el Doctor Luis Paulino Mora Mora, un gran jurista y líder de esta Corte Suprema de Justicia.

Velar por la justicia y la vigencia de la Ley son parte esencial del compromiso que he asumido en este Gobierno; para eso transitaremos hacia un nuevo sistema de justicia penal que garantice a hombres y mujeres una justicia más expedita, eficaz y transparente.

En esta transición, la experiencia de Costa Rica será de gran utilidad; el intercambio de puntos de vista y experiencias entre los poderes judiciales de México y Costa Rica, permitirán acelerar su implementación.

El Gobierno Mexicano le otorga gran importancia a la relación con este país, pieza clave para el desarrollo futuro de Centroamérica.