Quito, Ecuador. El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, participó en la Cuarta Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. El tema de la Cumbre fue la Lucha contra la desigualdad y erradicación de la pobreza.

México renovó su compromiso contra la pobreza y la desigualdad y con el fortalecimiento de la CELAC.


Antecedentes

En los últimos años, los países de América Latina y el Caribe alcanzaron un dinámico crecimiento económico, que permitió acelerar el desarrollo social.

Entre 2010 y 2014, el Producto Interno Bruto regional aumentó 3.7 por ciento en promedio anual; por encima de la Unión Europea, con 1 por ciento; Japón, 1.5 por ciento; o Estados Unidos, con 2.1 por ciento.

De acuerdo con la CEPAL, en los últimos 11 años, disminuyó en 63.5% la proporción de personas que vivía con menos de un dólar al día en la región, al pasar de 12.6% a 4.6%.

Los países de la CELAC, también lograron uno de los mayores avances en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Actualmente el 20 por ciento de la población mejor remunerada concentra 54 por ciento de los ingresos; mientras que el 20 por ciento de los habitantes de menores recursos sólo recibe el 4 por ciento.

Agenda 2030

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, es la hoja de ruta para superar los complejos retos sociales, económicos y ambientales.

Su eficaz implementación requiere de un claro compromiso nacional y de una renovada alianza regional. México trabaja en un México incluyente, a partir de una mayor calidad de vida y más oportunidades de superación para la sociedad.

-Se amplió la cobertura de los programas de mayor beneficio social.

-Se puso en marcha nuevas estrategias, como la denominada Cruzada Nacional Contra el Hambre, que hoy beneficia a más de 5.8 millones de mexicanos, con distintos programas y acciones para mejorar su alimentación.

-Se mejoró el programa de transferencias en efectivo, Prospera, incorporándole nuevos componentes que facilitan la inclusión financiera, productiva, laboral y educativa de sus más de 6 millones de beneficiarios.

México exhortó a los mandatarios de la región a no perder de vista que una de las principales fortalezas de América Latina y el Caribe, es justamente la pluralidad y diversidad de sus sociedades.