Serapio Rendón fue abogado y escritor. Se manifestó abiertamente contra las atrocidades cometidas en la Decena Trágica.

Para algunas fuentes, Rendón nació en Mérida, Yucatán; y otras fuentes lo ubican como tabasqueño. Su interés por la política se despertó a partir de la relación cercana que tenía con José María Pino Suárez.

Concluida la revolución maderista, y ya con Madero como presidente de la República, participó en las elecciones legislativas celebradas el 30 de junio de 1912 y resultó electo diputado en la XXVI Legislatura Federal.

Desencadenado el cuartelazo que acabó con el gobierno maderista,  tomó un tren con destino a Veracruz y de ahí a La Habana; al enterarse del magnicidio volvió al país.

Rendón atrajo la atención del huertismo por su defensa a los miembros de la Casa del Obrero Mundial, un debate que puso a Rendón “en capilla de condenado a la pena de muerte”.

Claramente identificado como crítico y opositor, la palabra del diputado Rendón se extinguió el 23 de agosto de 1913, día en que fue asesinado. Su cuerpo fue encontrado en Tlalnepantla, Estado de México.  Su asesinato fue uno más que se sumaría a la lista de hechos violentos ocurridos durante el régimen del general Victoriano Huerta.

Fuente: Inehrm