• Continuación de las labores de los comités de abasto.
  • Proseguir las acciones para regularizar el abasto privado.
  • Vigilancia y seguimiento de precios a través de PROFECO.
  • Implementar programas de apoyo a pequeñas y medianas empresas, con un censo de identificación de necesidades.