Por Enrique Peña Nieto

Lisboa, Portugal.

Ha concluido mi Visita de Estado a la República Portuguesa con resultados concretos porque permitió sentar bases más sólidas para alcanzar un futuro de beneficios mutuos. Éste fue un encuentro muy fructífero entre dos naciones, que hoy avanzan en el fortalecimiento de sus instituciones, generando nuevas oportunidades de desarrollo y crecimiento para sus poblaciones.

En estos dos días se alcanzaron importantes acuerdos que renuevan el andamiaje institucional y fortalecen los intercambios económicos entre nuestros países. Por ejemplo, en el ámbito turístico, se firmó un Memorándum de Entendimiento para fortalecer el flujo turístico para  incrementar las inversiones en el sector y acelerar la formación de recursos humanos y la innovación turística.

En materia de energía, se ratificó el contrato entre la empresa Energías de Portugal Renovaveis e Industrias Peñoles, para la construcción de una planta de energía eólica en el Estado de Coahuila. Además, PEMEX y GALP Energía trabajarán en la identificación de nuevas oportunidades de inversiones conjuntas, en el sector energético de México.

Estos acuerdos, entre los 14 que firmamos, demuestran el carácter prioritario de nuestra relación bilateral, y sobre todo, confirman el ánimo constructivo que hoy prevalece entre los gobiernos de Portugal y México, así como entre sus empresarios. México y Portugal son naciones amigas, que trabajan unidas para fortalecer su diálogo político, económico y de cooperación.