Por Enrique Peña Nieto


Ayer, en 14 estados de la República y un distrito local de Sonora, los ciudadanos ejercieron su derecho al sufragio, al elegir a sus representantes y autoridades locales.

Corresponde ahora, a todos los candidatos y partidos políticos, acatar la decisión ciudadana expresada en las urnas.

En toda democracia, hay ganadores y quienes no son favorecidos por la mayoría. Por ello, México espera que en los contendientes y sus seguidores, prevalezcan la civilidad y el reconocimiento a los resultados.

Por su parte, el Gobierno de la República se pronuncia por el respeto a los resultados y a las determinaciones de las autoridades electorales.

Las elecciones de ayer, confirman la fortaleza y la vigencia de nuestra democracia, pero también dejan claro que hay espacios de oportunidad para perfeccionarla, mejorando nuestro marco normativo e institucional.

Reitero la invariable disposición del Gobierno por continuar el diálogo y los acuerdos con las fuerzas políticas, a fin de concretar las reformas que nos permitan, tanto consolidar nuestra democracia, como acelerar el desarrollo de México.