La salud no sólo es la ausencia de enfermedad, sino la plena capacidad de las personas. Por ello, las sociedades del mundo trabajan para que sus habitantes vivan libres de adicciones que limitan su desarrollo y perjudican su bienestar.

En el Gobierno de la República, asumimos con firmeza esta responsabilidad para que los mexicanos no destruyan su vida, ni que los jóvenes trunquen su futuro por consumir sustancias que dañan su salud.

En México, 1 de cada 3 mexicanos, entre 12 y 65 años, consume alcohol con patrones de riesgo; también hay cerca de 17 millones de fumadores activos y más de medio millón de personas son dependientes a alguna droga ilícita".

Dada esta situación, hoy presenté el Programa de Prevención y Atención Integral de las Adicciones, elaborado por la Secretaría de Salud y la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC), y con el que se podrán tratar las adicciones como lo que son: un problema de salud, no uno de procuración de justicia.

Ante la creciente amenaza de las adicciones, sociedad y gobierno debemos seguir uniendo esfuerzos para que nuestros niños y jóvenes tengan un estilo de vida saludable que les permita crecer y alcanzar sus sueños.