Por Enrique Peña Nieto

Históricamente, la Zona Metropolitana del Valle de México ha enfrentado importantes retos en materia hídrica. Ante la complejidad de los desafíos de hoy, se requieren nuevas y prontas soluciones en la materia.

Por ello, al poner en operación los primeros 10 kilómetros del Túnel Emisor Oriente, este día refrendé el compromiso del Gobierno de la República de dar un impulso vigoroso a la construcción y modernización de la infraestructura hidráulica del país.

Cuando el Túnel Emisor Oriente esté concluido, sus 62 kilómetros de longitud y 7 metros de diámetro permitirán duplicar la capacidad de desalojo del Valle de México, pasando de 165 a 315 metros cúbicos por segundo, lo que reducirá significativamente el riesgo de una inundación de grandes magnitudes.

Reconozco el apoyo y desempeño de las empresas que participan en este proyecto, así como a los cientos de trabajadores que hicieron su mejor esfuerzo para tener listo este primer tramo.

Reconozco también la voluntad de los gobiernos del Estado de México y el Distrito Federal, por colaborar con el Gobierno de la República y sumar esfuerzos en beneficio de nuestra población, a la que todos servimos.

El agua es un recurso fundamental para el desarrollo económico y social del país. Su manejo integral y sustentable es una prioridad irrenunciable del Gobierno de la República.