El 9 de enero de 2013 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la Ley General de Víctimas, la cual establece un amplio catálogo de derechos reconocidos a las víctimas, y se incorporan medidas para restablecer el ejercicio pleno de sus derechos.

Esta Ley reconoce el derecho a recibir ayuda, asistencia y atención, para ellas y sus familiares, por parte del Estado.

Les reconoce:

  • Derecho a ser tratados con humanidad y con respeto de su dignidad.
  • Derecho a conocer la verdad sobre el delito que han sufrido, así como el derecho a que se les imparta justicia y se les repare el daño.
  • Derecho a ser informados y que se les explique claramente el proceso penal llevado en contra de sus agresores.
  • Derecho a  la satisfacción, que incluye, entre otras medidas, la búsqueda de personas desaparecidas; así como el derecho a la protección del Estado.

Justamente ayer se publicó en el DOF el decreto por el cual se transforma la Procuraduría Social de Atención a las Víctimas de Delitos (PROVICTIMA) en la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, con el fin de avanzar en la  consolidación de la última, de acuerdo a las facultades que le otorga esta Ley.

La Comisión Ejecutiva  tiene por objeto establecer y supervisar las directrices que se implementen para la protección, ayuda, asistencia y reparación integral a víctimas, en los ámbitos federal, local y municipal.

Con la Ley General de Víctimas, México da un paso importante hacia la Sociedad de Derechos que queremos construir. Una sociedad de pleno respeto a la integridad del ser humano; sensible y solidaria ante el dolor de un semejante.