Durante la presentación del Programa Nacional de Infraestructura 2014 - 2018, el Presidente Enrique Peña Nieto expresó que el desarrollo de infraestructura es la forma más tangible y concreta de transformar una Nación.

La cobertura y calidad de la infraestructura determina en gran medida la competitividad, el crecimiento económico y el bienestar social de los países. Por ello es importante y esencial contar con instalaciones de  vanguardia, aeropuertos, carreteras, puertos, telecomunicaciones, trenes, centrales eléctricas, complejos petroleros, gasoductos, presas, hospitales, equipamiento urbano y desarrollos turísticos, entre otras.

La experiencia internacional muestra que a mayor  y mejor infraestructura, hay más oportunidades de atraer inversiones productivas, generar empleo y mejorar los ingresos de las familias. El desarrollo de infraestructura permite que los países sean más prósperos y, al mismo tiempo, más incluyentes. Las obras cierran brechas de desigualdad, que dividen a las personas, grupos sociales y regiones.

El Programa Nacional de Infraestructura 2014 - 2018 es la hoja de ruta para edificar el México moderno y competitivo que queremos todos los mexicanos. Es la estrategia general para construir las obras y concretar los proyectos que contribuyan de manera importante a liberar el potencial de nuestro país.