Por Enrique Peña Nieto

Este lunes, en la Tierra Caliente guerrerense, tuve el gusto llevar buenas noticias a las familias de Ciudad Altamirano y Coyuca de Catalán: Inauguré el nuevo Puente Miguel Alemán y reafirmé, con hechos, el compromiso del Gobierno de la República con Guerrero.

Todos recordamos los graves daños que el huracán Manuel ocasionó en este estado. Tan sólo aquí, el Río Balsas creció y destruyó el anterior Puente Miguel Alemán, que conectaba Ciudad Altamirano con Coyuca de Catalán.

Por ello, tal como lo comprometí, hoy entregué este nuevo puente con una longitud de prácticamente 470 metros y que tuvo una inversión federal de más de 540 millones de pesos.

Pero no sólo reconstruimos lo que el Balsas se llevó, sino que consolidamos una nueva vía, más ágil y más segura. Para lograrlo, ampliamos el puente a 4 carriles, instalamos un eficiente sistema de iluminación solar y empleamos concreto hidráulico, para hacerlo más resistente.

El nuevo Puente Miguel Alemán es símbolo de la fortaleza y determinación característicos de los guerrerenses. Sigamos construyendo juntos los sólidos cimientos de un nuevo Guerrero.