Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón nació el 6 de julio de 1907 en la Ciudad de México, en la casa que fuera propiedad de sus padres desde 1904, y que hoy se conoce como La Casa Azul. Hija de Guillermo Kahlo de ascendencia húngaro- alemana y Matilde Calderón originaria de Oaxaca.

Frida realiza sus estudios en la Escuela Nacional Preparatoria. A los 18 años, Frida tiene un trágico accidente. El autobús en el que viaja es arrollado por un tranvía. Las consecuencias son graves, debido a la inmovilidad a la que se ve sometida los primeros meses Frida comienza a pintar.

En 1929 el muralista Diego Rivera se casa con Frida. El matrimonio vivirá en La Casa Azul y en el estudio de Diego, en la Ciudad de México. Kahlo y Rivera también radicarán en Cuernavaca y en diversas ciudades de los Estados Unidos: Detroit, San Francisco, Nueva York.

Frida se divorcia del muralista en 1939 para contraer nupcias nuevamente un año después. A pesar de su mala salud y de haber sido operada en múltiples ocasiones, Frida es una artista con una intensa actividad. En lo político, es miembro del partido comunista y una fiel activista de izquierda. Junto con Rivera, acondiciona La Casa Azul para asilar por dos años a León Trotsky y a Natalia, su mujer.

Como maestra, es parte importante de la escuela Nacional de Pintura y escultura La Esmeralda, donde conforma un grupo de jóvenes pintores conocidos como Los Fridos. De entre los cuadros que conforman la obra de la pintora, algunas de las más famosas son: Las dos Fridas, Viva la Vida, Unos cuantos piquetitos y Diego en mi pensamiento.

Frida Kahlo muere en La Casa Azul el 13 de julio de 1954, cuando el Instituto Nacional de Bellas Artes le preparaba, como homenaje nacional, una muestra retrospectiva. Tanto en su trabajo como en su vida cotidiana –lenguaje, vestimenta, gastronomía- Frida lucha por rescatar las raíces del arte popular mexicano, segura de que en ellas se encuentra la identidad nacional.