Los gobiernos de México y Brasil acordaron la supresión del visado de corta duración en pasaportes ordinarios para sus ciudadanos, medida que permitirá facilitar el flujo de viajeros entre las dos naciones.

Esta decisión es resultado de los acuerdos alcanzados en la reunión que sostuvo el Presidente Enrique Peña Nieto con la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff Coimbra, en el marco de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños CELAC, celebrada el pasado mes de enero en la ciudad de Santiago de Chile.

Cabe recordar que el requisito de visado para ciudadanos brasileños estaba vigente desde 2005, y a partir de mayo de 2010 México aplicó mecanismos de facilitación migratoria a los ciudadanos que contaran con visa de Estados Unidos. Estas acciones permitieron el aumento de visitantes a México procedentes de esa nación sudamericana.