Por: Enrique Peña Nieto

México es una Nación pluriétnica y pluricultural, orgullosa de su historia precolombina, en la que se haya la raíz indiscutible de nuestra identidad.

A lo largo y ancho de nuestro territorio, florecieron diversas civilizaciones que, con el tránsito de los siglos, amalgamaron el alma mexicana.

Los Mayas, por ejemplo, fueron una civilización extraordinaria que floreció en el sureste del país, particularmente en los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, y que además se extendió hacia Centroamérica.

Para proyectar y difundir esta gran cultura, el Gobierno de la República ha traído a Palacio Nacional una magna exposición, que permitirá a sus visitantes hacer un viaje al mundo maya.

Los objetos mayas que componen la muestra "Revelación de un tiempo sin fin" han asombrado al público del mundo entero. Y seguirán despertando el interés por saber más de nuestro pasado, por fomentar el conocimiento de las culturas prehispánicas.

Con exposiciones como ésta, resaltamos lo mejor de nuestros antepasados, reafirmamos la imagen de México en el exterior y nos consolidamos como una potencia cultural.