El Lobo Mexicano (Canis lupus bailey) es la subespecie más pequeña de lobo gris en el mundo, alcanza una talla similar a la de un perro pastor alemán; su peso varía entre los 21 y 41 kilogramos y sus medidas van de los 140 a los 180 centímetros del hocico a la cola; y la altura a la cruz, es decir del suelo a donde inicia el cuello, es entre 65 y 80 centímetros.

Es una especie social por naturaleza, que conforman parejas o grupos de 3 a 5 individuos, llamados manadas, que por lo general son de la misma familia, aunque pueden llegar a convivir e incluso adoptar a integrantes de otros grupos.

Sus aullidos sirven para comunicarse entre ellos y reunirse con la manada cuando es necesario, sobre todo en los momentos que se separan para cazar. Se alimentan principalmente de animales silvestres como venado cola blanca y bura, conejos, liebres y otros mamíferos.

Esta subespecie se considera como probablemente extinta del medio silvestre. Desde hace más de 30 años los gobiernos de México y Estados Unidos, en colaboración con instituciones académicas y de la sociedad civil, están comprometidos y decididos a lograr la conservación del Lobo Mexicano.

Fuente: SEMARNAT