Por Enrique Peña Nieto


Los pueblos de China y México tenemos una larga y estrecha amistad, fundada en el respeto, la admiración y el afecto recíprocos.

Este noche, en Palacio Nacional, México ofreció una Cena de Estado en honor del Excelentísimo señor Xi Jinping, Presidente de la República Popular China, y de su esposa, la señora Peng Liyuan.

Con ánimo renovado y una gran confianza en el porvenir, hoy, la relación bilateral de México y China se fortalece y consolida. Nuestros países son naciones emergentes, en ascenso, con un gran potencial hacia adelante, inspiradas por un sueño de prosperidad y bienestar.

Con inteligencia, innovación y decisión política, dejaremos atrás el paradigma de eventual competencia entre nuestros países, para alcanzar uno de mayor complementariedad, sinergia y beneficios mutuos. Por ello, celebramos los esfuerzos  para incrementar el contacto entre nuestros empresarios, así como para intensificar y equilibrar nuestros intercambios comerciales y de inversión.

Hago votos por el bienestar de nuestro amigo, el Presidente Xi Jinpin y de la señora Peng Liyuan. Hago votos también por el bienestar del noble pueblo chino, así como por la gran y sólida amistad que estamos construyendo entre nuestros países.