La Reforma Energética es una oportunidad histórica para que México aproveche sus recursos energéticos de forma racional, sustentable y con apego a los principios de soberanía nacional, eficiencia económica y utilidad social.

La Reforma Energética tiene como finalidad impulsar:

  • El apoyo a las familias mexicanas
    Se disminuirá el precio de la luz, del gas y de los alimentos, además de crear empleos formales de calidad.
  • El cuidado del medio ambiente, la protección de los trabajadores y el bienestar de la población
    Se utilizarán combustibles y tecnologías que emiten menos dióxido de carbono, regulando la seguridad del sector hidrocarburos y haciendo a las empresas corresponsables del bienestar de las comunidades.
  • El aumento de la transparencia en el sector energético
    Los mexicanos conocerán el monto de los recursos que se obtienen por la extracción de petróleo y gas y podrán verificar que se usen para mejorar sus condiciones de vida.
  • La competitividad del país
    Las PyMEs mexicanas gastarán menos en energía; y Pemex y la CFE utilizarán sus recursos para modernizar y asimilar tecnología de vanguardia.
  • La capacidad productiva nacional
    Aumentaremos la cantidad de recursos energéticos que producimos y exportaremos; además de reducir la dependencia de las importaciones.