Por: Enrique Peña Nieto

La biografía de Shimon Peres se entrelaza con la historia misma del Estado de Israel. A principios de los treinta, migró desde Europa del Este a Medio Oriente, para encontrar y construir un nuevo hogar, ejemplo de esfuerzo y esperanza.

Ha sido un incansable promotor de la tolerancia y la paz mundial, labor por la que fue reconocido con el Premio Nobel en 1994.

Como Presidente de México, ha sido un gran honor recibirlo en Palacio Nacional esta noche. Además de representar a una gran nación, el Presidente Peres es, indiscutiblemente, un personaje de nuestra historia contemporánea, como hombre y estadista.

Esta Visita de Estado ha sido la ocasión para fortalecer y renovar nuestros lazos, en todos los ámbitos. Grandes son los vínculos entre Israel y México y  éste es un buen momento para acentuar nuestros intercambios educativos y culturales.

Lo es también, porque esta noche ha iniciado Janucá, la festividad de la luz. En este simbolismo, esperamos que se llene de luz la relación entre Israel y México. Estoy convencido de que israelíes y mexicanos podemos forjar un desarrollo compartido.