Por Enrique Peña Nieto

Contar con infraestructura de calidad en el sector Comunicaciones y Transportes, es fundamental para lograr un México moderno y desarrollado; es clave para acelerar la actividad económica y el desarrollo social.

Con mayor infraestructura, habrá mayor competitividad y productividad, lo que detonará el crecimiento económico y elevará el bienestar social. México está decidido a seguir esa ruta.

Por ello, hoy presenté en Palacio Nacional el Programa de Inversiones en Infraestructura de Transporte y Comunicaciones 2013-2018, que está diseñado para convertir a México en un gran Centro Logístico Global de Alto Valor Agregado.

Es un programa con un enfoque multimodal que busca mejorar las carreteras, ferrocarriles, puertos, aeropuertos y telecomunicaciones; un programa de gran magnitud y alcance, ya que durante este sexenio se invertirán, por lo menos, 4 billones de pesos en proyectos de infraestructura.

La dimensión de estas cifras refleja el compromiso del Gobierno de la República por hacer del Transporte y las Comunicaciones, un motor estratégico para el desarrollo nacional. Con mejor infraestructura, con más inversión y reformas transformadoras, nuestro país logrará crecer a su verdadero potencial.