El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, inauguró la Terminal de Usos Múltiples Hazesa de Manzanillo y la Carretera Pez Vela-Jalipa, en el estado de Colima.

Ambas, son obras de infraestructura que se llevaron a cabo con el esfuerzo de los sectores público y privado, para fortalecer la competitividad del país y seguir impulsando la generación de empleos de mayor calidad para los mexicanos.

Actualmente, un tercio de la carga que se mueve en México se transporta por vía marítima. Por ello, el Gobierno de la República, trabaja para contar con instalaciones portuarias del más alto nivel. 

Se ha pasado de 279 millones de toneladas de capacidad operativa en 2012, a 370 millones en la actualidad. La meta es superar los 500 millones de toneladas al finalizar el sexenio.

Para lograrlo, se desarrollan 25 grandes proyectos que consolidarán dos sistemas portuarios: el del Golfo de México (nuevo puerto de Veracruz y el de Altamira) y el del Pacífico (Manzanillo y Lázaro Cárdenas).

"Al finalizar la administración, estos proyectos significarán una inversión pública y privada superior a los 62 mil MDP".

Manzanillo en el Sector Portuario 

En el esfuerzo de modernización y conectividad del sector, destaca lo que se ha realizado en el puerto de Manzanillo. En noviembre de 2013, se inauguró la primera etapa de la Terminal Especializada de Contenedores (TEC-II).

Este día el Primer Mandatario inauguró la Terminal de Usos Múltiples, automatizada y no contaminante, que aumenta la eficiencia y productividad en la carga y descarga de graneles, reduciendo el costo de los fletes y los tiempos de la cadena logística.

"Es una inversión privada de 1,200 MDP, de una empresa 100% mexicana, y 100% colimense".

Carretera Pez Vela-Jalipa

También se inauguró la ampliación de la Carretera Pez Vela–Jalipa, que brindará un tránsito más fluido y seguro a los transportistas de contenedores que arriban o salen del recinto portuario.

"Con una inversión federal de 749 MDP, beneficiará a más de 163 mil habitantes del municipio de Manzanillo y del poblado de Jalipa".

Esta terminal consolida a Manzanillo como la puerta del Corredor Económico Inter-océanico del Centro. Su posición es estratégica  para aprovechar nuestro comercio internacional, especialmente el que se detonará a partir del TPP.

"Esta nueva terminal y las obras en proceso, demuestran la confianza que los inversionistas depositan en la economía del país.

También confirman la decisión de México de mantenerse como una economía abierta, que promueve y defiende el libre comercio, por ser una fuente de crecimiento y prosperidad para las naciones".