En 1899 se  fundó en Cananea, Sonora, la Cananea Consolidated Copper Company, empresa minera  para explotar yacimientos cupríferos de la región, con más de 7 mil 600 trabajadores, de los cuáles 5 mil 400 eran mexicanos.

Los operarios mexicanos vivían una situación laboral desventajosa: largas jornadas de trabajo, condiciones insalubres, sueldos reducidos, discriminación frente a empleados estadunidenses, malos tratos por parte de los capataces, etcétera.

Los mineros decididieron presentar a la Cananea Consolidated Copper Company una serie de demandas encaminadas a mejorar sus condiciones.

Los trabajadores se declararon la huelga desde las primeras horas del 1 de junio. Hacia las 3 de la tarde, los obreros realizaron una marcha que derivó en un enfrentamiento en el que los norteamericanos abrieron fuego contra los manifestantes.

Rafael Izábal, Gobernador del Estado, exhortó a los huelguistas a regresar a sus labores. Éstos determinaron continuar con sus protestas. El 5 de junio los líderes del movimiento obrero fueron aprehendidos, condenados a 15 años de prisión y recluidos en Hermosillo; en 1909 fueron trasladados a San Juan de Ulúa.

Junto con ellos, también fueron encarcelados en Cananea y en la capital del estado casi medio centenar de trabajadores.

No obstante que la Huelga de Cananea terminó en la derrota de quienes la promovieron tiene una significación múltiple en la historia de México.

Fuente: INEHRM