El convertirse en medallista mundial no solo es un sueño materializado para el clavadista de altura Jonathan Paredes, sino que además representa trascender en la historia de esta disciplina y ser recordado como parte de una generación de saltadores pioneros que han contribuido para llevar a su deporte a dar un paso más hacia la proyección internacional.

Paredes espera que con el tiempo los clavados de altura se puedan posicionar como una prueba que atraiga a más aficionados.

Jonathan se inició como clavadista especializado en el trampolín; sin embargo, una oportunidad para hacer saltos de mayor altura en espectáculos, le abrió al camino para iniciar su carrera en esta modalidad.

Se espera que los clavados de altura sigan ganando espacios para consolidarse en el gusto de la gente, tras su debut en el programa del Campeonato Mundial FINA.

Fuente: CONADE