En México el 22% de la población vive en zonas rurales y 14% de los mexicanos se dedican a la actividad del campo, por ello es compromiso del Gobierno de la República emprender una reforma al campo que permita liberar su potencial, fortaleza y crecimiento de la actividad.

Esta reforma será un gran acuerdo de todos los sectores que representan al campo: productores e instancias del Gobierno; una revisión de políticas públicas y de ordenamientos legales vigentes, que deberán de ajustarse para asegurar el objetivo de tener una mayor productividad.

Para ello el Presidente Enrique Peña Nieto instruyó a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) a convocar a foros y espacios de diálogo y de propuesta para conocer las experiencias de las organizaciones campesinas, los propios campesinos y todos quienes están inscritos bajo las tres modalidades del régimen de propiedad que consagra nuestra Constitución.

Estas propuestas permitirán materializar el objetivo de lograr un campo más productivo y rentable, un espacio digno para quienes viven ahí y de él dependen.