Por Enrique Peña Nieto

El próximo domingo, millones de mexicanos acudirán a las urnas en 14 estados de la República y en un distrito local de Sonora.

En este marco, el Gobierno de la República trabajará para asegurar la equidad, legalidad y transparencia de las elecciones locales, en el ámbito de su competencia.

Como parte de esta responsabilidad, no se permitirá, ni tolerará, que ningún funcionario federal interfiera o tenga injerencia en los procesos electorales.

De igual manera, el Gobierno de la República mantendrá plena coordinación con las autoridades electorales y procuradurías de las entidades, para asegurar que los mexicanos puedan ejercer su voto de manera libre y secreta.

El Gobierno de la República hará la parte que le corresponde, para que estos procesos se realicen en un clima de certeza, legalidad y orden.

El domingo 7 de julio debe ser una fiesta democrática, en la que se demuestre ─una vez más─ la madurez y civilidad política de los mexicanos.