Fuente: SENER

El Programa Nacional de Sustitución de Lámparas Incandescentes por Ahorradoras de Energía busca proteger la economía de las familias más necesitadas; así los hogares reducirán su consumo, y por lo tanto, pagarán menos.

6.4 millones de hogares mexicanos tendrán acceso a fuentes de iluminación eficientes y más amigables con el medio ambiente.

La Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE), informó que a partir del 2015 se dejarán de vender focos incandescentes en el país, lo cual ya ocurre en otros países integrados en la Agencia Internacional de Energía.

Con estas medidas el Gobierno de la República liberará recursos para invertir en programas sociales y se gastará nacionalmente menos energía por lámpara y se emitirán menos gases de efecto invernadero a la atmósfera.