Por: Enrique Peña Nieto

Hace un año iniciamos el camino hacia un México con Educación de Calidad. Gracias al compromiso de las señoras y señores legisladores, así como de la mayoría de las legislaturas estatales, la Reforma Educativa fue aprobada en tan sólo dos meses.

Asimismo, el 13 de agosto firmé la iniciativa que reforma la Ley General de Educación, así como las que crean la Ley General del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la Ley General del Servicio Profesional Docente, que fueron aprobadas por el Congreso en menos de 30 días.

Maestros, alumnos, padres de familia, directores, supervisores, académicos, miembros de la sociedad civil y autoridades educativas, estamos unidos con un propósito común: velar por el futuro de nuestros niños y jóvenes.

Por ello, este día en el edificio sede de la SEP, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, los gobernadores, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal y el Gobierno de la República, firmamos los convenios para la implementación de la Reforma Educativa y el desarrollo del sector educación.

Así empezamos hoy por convertir la Reforma Educativa, en una educación de calidad para nuestros niños y jóvenes.

Lograr una educación pública, gratuita, equitativa y de calidad, además de una responsabilidad legal, es una obligación ética con la presente y las futuras generaciones.