El 60% de la población rural tiene más de 60 años, lo cual refleja que el trabajo en el campo hoy en día la hacen personas adultas mayores y mujeres.

Empoderar a las mujeres rurales no sólo es fundamental para el bienestar de las personas, familias y comunidades rurales, sino también para la productividad económica general, dada la amplia presencia de mujeres en la mano de obra agrícola mundial.

El Día Internacional de las Mujeres Rurales reconoce la función y contribución decisiva de la mujer rural, incluida la mujer indígena, en la promoción del desarrollo agrícola y rural, la mejora de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural.

Actualmente se impulsa el Programa de Apoyo para la Productividad de la Mujer Emprendedora, que les permite iniciar sus propios proyectos productivos en el campo; ya que el Gobierno de la República está convencido que el mundo rural se transformará a partir de darle a la mujer oportunidades, recursos y capacitación.