El 24 de diciembre de 1946 la Cámara de Diputados aprobó la iniciativa enviada por el Presidente Miguel Alemán, para reformar el artículo 115 Constitucional. Con ello, la mujer mexicana tuvo, por primera vez, derecho a votar en elecciones locales.

Este hecho representó el antecedente directo de la reforma constitucional de 1953, en la que de manera legal se hizo patente el gozo pleno de los derechos de la mujer como ciudadana.

La noticia se dio a conocer en el Diario Oficial el miércoles 12 de febrero de 1947 con estas palabras:

En las elecciones municipales participarán las mujeres, en igualdad de condición que los varones, con el derecho de votar y ser votadas”.