La Cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear es un espacio de diálogo al más alto nivel, para intercambiar experiencias y fortalecer los mecanismos que permitan ampliar la seguridad de materiales nucleares peligrosos.

Con 4 ediciones en 6 años, esta Cumbre ha logrado reposicionar el tema de la seguridad nuclear en las agendas políticas globales, regionales y nacionales.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, durante su participación en la Sesión Plenaria afirmó que la Cumbre de Seguridad Nuclear es uno de los grandes legados del Presidente Barack Obama para el mundo.

"El liderazgo del Presidente Obama ha sido determinante para que la comunidad internacional sume esfuerzos con el propósito de detener la propagación de las armas nucleares. 
Es verdad que las armas nucleares son la 'amenaza más peligrosa para a seguridad global y la paz'. Por eso, como comunidad internacional no podemos y no debemos aceptar que la existencia de armas nucleares sea un destino ineludible para la Humanidad".

Históricamente, México ha sido un promotor incansable de la paz mundial, así como de la no-proliferación de armas nucleares. En los años 60, se impulsó el Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe; con ello, esta región se convirtió en la primera Zona Libre de Armas Nucleares.

Casi 50 años después, México reafirmó su compromiso y se adhiere al esfuerzo global de preservar la seguridad de todos los materiales nucleares, especialmente, de aquellos que pudieran tener un uso bélico o terrorista.

"Tenemos una responsabilidad compartida, que debe reflejarse en compromisos permanentes, para prevenir y eliminar los riesgos derivados de la sustracción de estos materiales".
México comparte la preocupación mundial por la amenaza del terrorismo nuclear, y expresa su decidido compromiso de evitar que el material nuclear, y radiológico, llegue a manos de agentes no-estatales y pueda ser usado con fines destructivos". 

Para prevenir y combatir el terrorismo nuclear, se requiere un enfoque integral y transnacional, que incluya la seguridad de las vías de transportación marítima, portuaria, terrestre y aérea.

México enfatizó su apoyo a la reanudación del “Diálogo de las Seis Partes”; marco idóneo para avanzar en el desarme nuclear en la península coreana. 

GUSTAVO CAMACHO GLEZ   GCO 6500jpg
"La seguridad nuclear es un tema de la mayor relevancia para el mundo de hoy y de mañana; es un desafío que nos compromete a todos. Las naciones debemos trabajar corresponsablemente, en la construcción de una arquitectura global para la seguridad nuclear, asumiendo compromisos en materia de desarme nuclear, no-proliferación y el respeto al derecho de los Estados a desarrollar energía nuclear para fines pacíficos".
Junto con Brasil, Sudáfrica y otros países, México propuso la Declaración “En un contexto más amplio de seguridad” (In larger security), para que las armas nucleares sean prohibidas y eliminadas, y no sean empleadas por ningún actor, estatal o no-estatal, bajo ninguna circunstancia.