La corrupción en México es un problema estructural que entre todos debemos enfrentar. NO hay excusa para dejar de tomar acciones decididas. Por ello, como Presidente de la República, tengo la convicción de fortalecer la legalidad y atacar la corrupción.

En tanto que México necesita adoptar un enfoque moderno que garantice con políticas públicas efectivas que la toma de decisiones gubernamentales NO sea vulnerada por intereses privados, este día presenté a los mexicanos un conjunto de “Acciones Ejecutivas para Prevenir la Corrupción y Evitar los Conflictos de Interés”.

El responsable de llevarlas a cabo será el Maestro Virgilio Andrade Martínez, a quien he nombrado Secretario de la Función Pública. Le he dado indicaciones, de reforzar los procesos de control, fiscalización y auditoría del Gobierno de la República; y de vigilar que los servidores públicos se apeguen a la ley y a la ética.

Construir el país que queremos, exige actuar permanentemente en favor de la apertura, la transparencia y la eficacia. Eso es lo quiere y desea la sociedad participativa y propositiva, que hoy es México.