La industria eléctrica ha sido símbolo de desarrollo y modernidad para nuestro país.

Por ello, celebro haberme reunido en Colima con los trabajadores y directivos de la Comisión Federal de Electricidad, en la conmemoración de los 76 años de su fundación.

Ahí señalé que hoy estamos frente a nuevos desafíos. Ha llegado el momento no sólo de asegurar el suministro de energía eléctrica, que requieren los hogares y empresas del país, sino de conseguirlo con menores costos, para que el recibo de luz que pagan los mexicanos sea más barato.

En ese propósito, el pasado lunes envié al Senado de la República la iniciativa de Reforma Energética, que permitirá asegurar la energía que demanda el crecimiento económico al que aspiramos.

La Reforma Energética cimentará un modelo que reafirma la rectoría del Estado, fortalece a la industria eléctrica y revitaliza a la CFE. 76 años después de la creación de CFE, estamos retomando lo mejor de nuestro pasado, para construir un futuro más próspero para nuestro país.

Aprovechemos esta oportunidad histórica y hagamos de la Comisión Federal de Electricidad, un gran motor de desarrollo nacional para este siglo XXI.