Los contaminantes climáticos de vida corta, como el metano, el carbono negro, y los hidrofluorocarbonos son hasta miles de veces más potentes que el dióxido de carbono. 

Los países integrantes de la Cumbre de América del Norte acordaron acciones comunes para reducir estos contaminantes, lo que traerá consigo beneficios significativos al clima y a la salud en el corto plazo y en el futuro, y apoyarán el objetivo de limitar el calentamiento global en este siglo.

Compromisos

Para lograr este objetivo, los tres países se comprometen a desarrollar e implementar regulaciones federales para reducir las emisiones de fuentes nuevas y existentes en los sectores de petróleo y gas, tan pronto como sea posible.

Se realizó el compromiso de elaborar y aplicar estrategias nacionales de reducción de metano en los sectores clave como petróleo y gas, agricultura y gestión de residuos, incluidos los residuos de alimentos.
 
Los países de la región se comprometieron a seguir colaborando internamente y con los socios internacionales con las acciones nacionales importantes para reducir las emisiones de carbono negro en América del Norte.

"Hoy en día, México se suma a Canadá y Estados Unidos para comprometerse a reducir sus emisiones de metano en los sectores de petróleo y gas, la mayor fuente de metano del mundo, en un 40% a 45% en el año 2025, para alcanzar las metas de reducción de gases de efecto invernadero contempladas en nuestras contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC)": EPN 

El Plan de Acción que apoya la Declaración Conjunta aborda detalladamente las diversas actividades que los tres países se encuentran llevando a cabo para cumplir con sus compromisos.