Hay un momento de la noche, cuando entre el tequila, el calor y los recuerdos, la canción hace que los diablos y los ángeles se reconcilien - Chavela Vargas

A un año de su fallecimiento, se recuerda a la cantante Chavela Vargas (San Joaquín de las Flores, Costa Rica, 17 de abril, 1919 – Ciudad de México, 5 de agosto, 2012) que lo mismo se presentó en tabernas que en palacios, a la hechicera de la voz profunda que curtió a su canción de las pasiones y la esencia misma de Iberoamérica.

Alguna vez el cantante Joaquín Sabina afirmó que, por su obra y su personalidad, Chavela Vargas era un patrimonio vivo de la cultura iberoamericana.

Comentario que refrendaron en años posteriores numerosos cantantes, escritores e incluso académicos, quienes vieron en las canciones de Chavela un reflejo de esas pasiones y esos arquetipos un referente de su cultura, su tiempo, pero sobre todo del sentir de la última generación que se resistió al sin sentido de una modernidad a través de la bohemia y el arte.

Este  lunes 5 de agosto en el Lunario del Auditorio Nacional, se realizará un homenaje a Chavela Vargas con la actuación de amigos entrañables de la cantante, entre ellos la cantautora argentina la Negra Chagra.

El homenaje lo encabeza la cantante española, originaria de Alicante, España, Inma Serrano, “La Voz del Mediterráneo”, así como el bailarín y coreógrafo español Rafael Amargo, quien presenta su documental Amor amargo de Chavela, la última grabación en vida de la homenajeada. La dirección artística del espectáculo estará a cargo de María Cortina.

Fuente: CONACULTA