Por: Enrique Peña Nieto

Un día como hoy, hace justamente 188 años, los integrantes de la escuadra naval del Capitán de Fragata Pedro Sainz de Baranda expulsaron del país a las últimas tropas españolas, que todavía se negaban a reconocer la Independencia de México.

El 23 de noviembre de 1825, nuestra Marina Nacional se cubrió de gloria, al lograr la rendición y desalojo de los soldados extranjeros que se habían refugiado en el Castillo de San Juan de Ulúa, en Veracruz.

Desde entonces, la Armada de México es una de las instituciones que más enorgullece e inspira a nuestra sociedad.

Hoy, en Champotón, Campeche, conmemoramos el Día de la Armada de México, salvaguarda de nuestras leyes e instituciones; garantía de nuestra libertad y democracia; y soporte de nuestra soberanía e Independencia.

A prácticamente un año de asumir la Presidencia de la República y ejercer mi responsabilidad como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, reconozco la lealtad institucional y el patriotismo de los marinos de México.

Felicidades en su día. Les deseo que tengan buen viento y buena mar en todas sus actividades en favor de México.