La Reforma Energética es una reforma que impulsa la economía, que es positiva para el medio ambiente, modernizadora, responsable, transparente y que fortalece la soberanía de México.

Algunos beneficios de la Reforma Energética son:

  • Bajar las tarifas eléctricas, el precio del gas y alimentos.
    - Al pasar de energía eléctrica generada con combustóleo y diésel a gas natural, el cual es entre 4 y 6 veces más barato y menos contaminante.
    - Múltiples empresas podrán invertir y participar en la exploración y extracción de gas natural. - Ello nos favorecerá, pues hoy en día el gas natural se importa a un precio de hasta 19 dólares, cuando en México se produciría a tan sólo 3 dólares.
  • Lograr tasas de restitución de reservas probadas petróleo y gas superiores a 100%.
  • Aumentar la producción de petróleo, de 2.5 millones de barriles diarios actuales, a 3 millones en 2018, y 3.5 millones en 2025, obteniendo más dinero para escuelas, hospitales, carreteras, programas e inversiones públicas.
  • Aumentar la producción de gas natural de los 5 mil 700 millones de pies cúbicos diarios que se generan actualmente, a 8 mil millones en 2018, y a 10 mil 400 millones en 2025.
  • Generar cerca de 1 punto porcentual más de crecimiento económico en 2018 y cerca de 2 puntos más para 2025.
  • Crear aproximadamente medio millón de empleos adicionales en este sexenio y 2.5 millones más en 2025.