Por Enrique Peña Nieto

Esta tarde el ojo del Huracán Patricia tocó tierra a las 18 horas con 15 minutos, en la población de Cuixmala, en el Municipio de La Huerta, Jalisco. Entró a la costa con vientos de 270 kilómetros por hora. Por su intensidad, este huracán, de Categoría 5, amenazaba con ser el más peligroso, fuerte y destructivo de que se tuviera registro.

Por eso, desde anoche, di indicaciones a todo el Gabinete del Gobierno de la República para reforzar las acciones necesarias para enfrentar esta emergencia. Hoy he supervisado el desarrollo de estas acciones desde el Centro de Mando de la Comisión Nacional de Seguridad.

Las Fuerzas Federales han estado trabajando coordinadamente con los estados, con el objetivo de salvaguardar la integridad y la vida de la población. Nuestros elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal estuvieron invitando a la población para acudir a los más de mil albergues y refugios instalados.

Con la información disponible hasta el momento, y tomando en cuenta que el fenómeno sigue su curso, los primeros reportes confirman que los daños han sido menores a los correspondientes a un huracán de esta magnitud. Sin embargo, es muy importante que la población continúe en los refugios.

Las fuerzas de seguridad estarán patrullando para proteger sus hogares. Hasta ahora, han funcionado los sistemas de alerta y de Protección Civil. Y lo más importante, es que hemos contado con la activa participación de quienes viven en las zonas de riesgo.

Agradezco y reconozco ampliamente a la sociedad mexicana por estar atendiendo las indicaciones de las autoridades de Protección Civil, y mostrar su solidaridad a través de los centros de acopio que se han organizado espontáneamente. 

Mi especial reconocimiento, también, a los medios de comunicación, por su labor informativa y profesional. Igualmente, agradezco la activa participación de los mexicanos en las redes sociales, quienes están contribuyendo al alertamiento de la población. Valoro la amplia participación del sector privado, incluyendo las tiendas de autoservicio, bancos y aseguradoras que, en coordinación con las autoridades, están tomando medidas en favor de la población.

Esta noche reconozco la labor de miles de servidores públicos que están desplegados en las zonas afectadas, listos para auxiliar y respaldar a los mexicanos. Nuestra prioridad, en todo momento, ha sido y sigue siendo proteger la vida de los mexicanos. Lo reitero. Aún no podemos bajar la guardia. Insisto, la parte más peligrosa del huracán aún está por entrar a territorio nacional. Además, también, se esperan intensas lluvias en el Pacífico y en distintos estados del Centro y Noreste del país.

Le pido a la sociedad mexicana que siga atenta a la información que emitan las autoridades sobre el Huracán Patricia en las siguientes horas. Nuevamente, mi reconocimiento a todos los mexicanos, porque unidos estamos haciendo frente a este desafío.