Por Enrique Peña Nieto

Mi visita de trabajo a Cartagena de Indias, para participar en la VIII Cumbre de la Alianza del Pacífico, refrenda el interés de México por una mayor unidad latinoamericana.

La Alianza que hoy conformamos con Chile, Colombia y Perú se ha convertido en un referente de integración a nivel mundial, con posibilidades de ampliarse en el futuro.

Con un PIB combinado de más de 2 billones de dólares, esta Alianza sería una de las diez economías más grandes del planeta. Conformamos un mercado de más de 200 millones de habitantes, y representamos el 50 por ciento del comercio total de América Latina con otras regiones.

Asimismo, los cuatro países de este mecanismo logramos atraer Inversión Extranjera Directa por cerca de 71.000 millones de dólares en el 2012. Los cuatro países estamos convencidos de la necesidad de fomentar un crecimiento económico más incluyente, y vemos en la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas el camino para lograrlo.

A casi tres años de haberse iniciado los trabajos formales de la Alianza, la integración profunda que nos proponemos tiene importantes avances.

En materia de libre circulación de bienes y servicios, nuestros países han acordado la desgravación arancelaria gradual del 100 por ciento de su comercio. El 92 por ciento será de manera inmediata; 7, a corto y mediano plazo, y 1, a largo plazo, con períodos preestablecidos.

En cuanto a libre circulación de personas, hemos suprimido el visado para turistas y personas de negocios. Además, estamos trabajando para establecer la “visa Alianza del Pacífico”, para turistas de terceros países.

Estas medidas serán de gran utilidad para nuestros trabajadores y empresarios en el desarrollo de sus actividades regionales e internacionales. Asimismo, permitirá a los visitantes de otras regiones gozar del amplio y diferenciado atractivo turístico que los cuatro países de la Alianza ofrecemos.

En relación con la libre circulación de capitales, pronto se logrará la integración de nuestras bolsas de valores. La Reforma Financiera que aprobó el Congreso de mi país y que recientemente promulgué ha abierto el camino para que este año la Bolsa Mexicana de Valores se incorpore al Mercado Integrado Latinoamericano (Mila), del que ya forman parte los mercados financieros de Chile, Colombia y Perú.

Aunado a esta agenda de integración profunda, los países miembros de la Alianza del Pacífico también estamos trabajando coordinadamente en diversos ámbitos, para aprovechar al máximo nuestras sinergias.

Actualmente, por ejemplo, estamos ofreciendo 400 becas de intercambio estudiantil y académico a nuestros ciudadanos.

Por otra parte, hemos consolidado una red de investigación científica en materia de medioambiente. Asimismo, trabajamos de la mano para promover nuestras economías en otras latitudes; particularmente, tenemos un acuerdo para que nuestras agencias comerciales –ProChile, Proexport, PromPerú y ProMéxico– compartan oficinas en países como Turquía y, próximamente, Marruecos.

De igual forma, estamos impulsando la apertura de embajadas en sede compartida, una de ellas en Ghana y otra en Singapur.

Por sus avances y la profundidad de su agenda de integración, la Alianza del Pacífico ha despertado un gran interés internacional. Al día de hoy, ha aceptado a 30 países como observadores, lo cual habla de nuestro compromiso con la apertura y la inclusión.

Hacia adelante, los países miembros debemos decidir una ruta clara para ampliar la membresía de este mecanismo de integración. Tengo confianza en que la flexibilidad y pragmatismo que han caracterizado a nuestros acuerdos nos permitirán tomar la mejor decisión.

Finalmente, la nueva cara de Latinoamérica ha sido un factor importante para proyectarnos al exterior. La región ya no es el rostro de las crisis económicas recurrentes, ni fuente de inestabilidad política.

Al contrario, hoy es sinónimo de dinamismo económico: con 600 millones de habitantes, la quinta parte de las reservas mundiales de petróleo, una gran riqueza étnico-cultural y una vasta biodiversidad, América Latina ha tenido un crecimiento económico por encima del promedio mundial en los últimos años.

Trabajando como lo hemos hecho desde el 28 de abril del 2011, cuando los presidentes de Chile, Colombia, Perú y México establecieron formalmente la Alianza del Pacífico en la ciudad de Lima, quienes hoy somos países miembros y quienes eventualmente se sumen en el camino daremos importantes pasos para hacer realidad el ideal de integrar más a América Latina y hacerla más competitiva, productiva y próspera.

Debemos trabajar para que los beneficios derivados de la Alianza se vean reflejados en la calidad de vida de las familias de nuestra nación.