La Política Agroalimentaria del Gobierno de la República contempla siete estrategias para elevar la productividad del campo:

  • PRIMERA: Respaldo a los pequeños productores.
  • SEGUNDA: Incrementar la disponibilidad de fertilizantes mexicanos.
  • TERCERA: Facilitar el uso de semillas mejoradas y asegurar la sanidad de los alimentos.
  • CUARTA: Incrementar el riego en todo el país.
  • QUINTA: Mayor crédito y servicios financieros para el campo.
  • SEXTA: Sincronizar la oferta y demanda de productos agropecuarios.
  • SÉPTIMA: contar con un moderno marco legal para dinamizar el campo.

Además, el Gobierno de la República está determinado a impulsar, en 2014, una gran Reforma del agro mexicano.

Con el respaldo de los legisladores, se actualizarán y simplificarán las leyes relacionadas con el campo y la industria agroalimentaria.

También se van a poner a poner al día las normas y reglamentos del sector, para incentivar las inversiones, generar más empleos y elevar su productividad.