Con el propósito de salvaguardar a la población, el Centro Nacional de Prevención de Desastres, instrumentó una estrategia de inspección y diagnóstico de laderas inestables para detectar aquellos sitios que por su número de habitantes se consideren críticos.

Asimismo, lleva a cabo una campaña de capacitación intensiva de personal para la inspección de laderas susceptibles al deslizamiento y la distribución de material de divulgación para que los ciudadanos estén debidamente informados sobre este tema.

La estrategia interinstitucional tiene como objetivo apoyar a los gobiernos estatales y municipales en donde haya laderas. Para ello, la Coordinación Nacional de Protección Civil tiene permanente comunicación con las autoridades de los estados de Oaxaca, Veracruz y Michoacán, tomando como base sus necesidades y prioridades.

En este esfuerzo participan la Secretaría de la Defensa Nacional y la Policía Federal, para lograr el acceso a comunidades aisladas; la Universidad Nacional Autónoma de México y el Servicio Geológico Mexicano, además de personal de Universidades Estatales y oficinas locales de Comisión Nacional del Agua, cuya tarea es el diagnóstico de laderas y la capacitación de personal para inspecciones.