No fue sino hasta el 17 de octubre de 1953, cuando tuvo lugar la promulgación de la reforma constitucional que reconoció el derecho del voto para la mujer en México.

El derecho de las mujeres al voto y a ser electas, permitió a México dar pasos firmes en su tránsito hacia la democracia y la igualdad. Con este suceso inédito, la mitad de la población adquirió su auténtica ciudadanía.

Los nuevos derechos de las mujeres cambiaron radicalmente el paradigma del poder público en México. De no existir en el espacio de las decisiones políticas, las mujeres hoy son el factor decisivo de toda elección.

El valor de su voto, también les ha permitido ir ganando espacios en la vida política. Con su capacidad y compromiso, las mujeres han transformado la mentalidad de nuestra sociedad, para impulsar un cambio de paradigma en favor de la igualdad.