El Consejo Nacional de Seguridad Pública es el máximo órgano de coordinación del Estado Mexicano en esta materia, en donde se toman decisiones y se establecen acuerdos, para construir un país de leyes y de derechos.

Hace tres años, el Presidente Enrique Peña Nieto se comprometió en seis líneas de acción de las cuales presentó los avances durante la 39 Sesión Ordinaria:

Compromiso  con la prevención

Se puso en marcha el Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia. Con una inversión superior a 7 mil 700 MDP, se han impulsado acciones sociales, culturales y deportivas, así como proyectos productivos y comunitarios, en beneficio de más de 5 millones de mexicanos, en 238 polígonos.

Planeación

Con la participación corresponsable de la sociedad civil, se definieron estrategias y directrices. Se diseñó la Estrategia Nacional Antisecuestro.

Trabajo institucional

En estos primeros tres años, el Gabinete de Seguridad se ha reunido en 66 ocasiones con los gobernadores y el Jefe de Gobierno, para intercambiar experiencias e información, y establecer operaciones conjuntas, en las cinco regiones operativas.

Transformación

Se homologaron procesos de evaluación, profesionalización y actuación de las fuerzas federales y locales. Destaca la creación de la División de Gendarmería, una fuerza moderna, profesional y confiable. La conformación de policías estatales únicas, a partir de convenios de Mando Único, suscritos ya por mil 764 municipios y sus respectivos gobiernos estatales.

Velar por la seguridad

A partir de amplios programas de capacitación, se han fortalecido las acciones institucionales para asegurar el ejercicio pleno de los derechos fundamentales. Se enviaron, al Congreso de la Unión, dos iniciativas de Ley, para hacer frente a la Desaparición de personas y a la Tortura.

Evaluación y retroalimentación

En colaboración con especialistas, académicos y representantes de la sociedad civil, se han depurado y definido indicadores de seguimiento. Hoy se puede constatar que la Política de Estado, en materia de seguridad y procuración de justicia, está dando resultados. 

La incidencia delictiva total se ha reducido 12%.

El número de homicidios dolosos ha bajado 22%. En el caso de la entidades de la frontera norte, esta reducción ha sido de 44.6%. 

El robo con violencia de vehículos y el robo en carreteras, han descendido en más de 24%.

El secuestro ha disminuido 27%.

Las extorsiones han caído 30%.