Fuente: ONU

Las lenguas son los instrumentos más poderosos para preservar y desarrollar nuestro patrimonio cultural. Desde el año 2000, cada 21 de febrero se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna con el objetivo de impulsar la diversidad lingüística y cultural y el multilingüismo.

La UNESCO reconoce el papel desempeñado por la lengua materna en el desarrollo de la creatividad, la capacidad de comunicación y la elaboración de conceptos, pero también en el hecho de que las lenguas maternas constituyen el primer vector de la identidad cultural. Por eso, con la muerte y desaparición de una lengua, se pierde para siempre una parte insustituible de nuestro conocimiento del pensamiento y de la visión del mundo.

El Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) es la institución en México encargada de trabajar en el tema. En nuestro país existen 11 familias lingüísticas; son 68 pueblos indígenas que hablan 364 variantes lingüísticas. Los estados de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Yucatán y Guerrero son los que reportan el mayor número de hablantes de lenguas indígenas.

Este día nos permite reflexionar sobre la diversidad cultural y los contextos multilingües. Todas las iniciativas dirigidas a difundir las lenguas maternas servirán no sólo para incentivar la diversidad lingüística y el multilingüismo, sino también para crear una mayor conciencia acerca de las tradiciones culturales en todo el mundo y promover la solidaridad basada en el entendimiento, la tolerancia y el diálogo.