El Código de Conducta versa sobre la adopción de hábitos de excelencia en el desempeño de sus responsabilidades, bajo principios y valores éticos que deben guiar la actuación de las y los servidores públicos del IMPI, estableciendo una norma de conducta que refleje el compromiso institucional y asegure la integridad y el comportamiento ético en el ejercicio de sus labores cotidianas.