Los efectos del cambio climático se muestran de forma cada vez más evidente y a mayor velocidad de lo que se estimaba. Existe también mayor certidumbre sobre sus impactos. Si bien las instituciones ambientales han avanzado en diseñar respuestas para enfrentar el fenómeno, ante la dimensión de los retos, se debe pensar en estrategias que permitan dar pautas de acción de alto impacto, diseñadas con el consenso y bajo la coordinación institucional, que puedan ser operativas para toda la sociedad. El creciente riesgo ante un clima cambiante debe traducirse en una alerta social. En este contexto, es importante reconocer el valor intrínseco de las ANP, conservar, conectar e incrementar estos territorios, a través de la coordinación interinstitucional y la participación ciudadana. Las acciones que integran el manejo, conservación y restauración de las ANP del país, son importantes estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático que brindarán benefcios para todos.

Las ANP nos proveen de servicios como alimentos, agua, combustible, benefcios estéticos, de recreación e inspiración. Hay otros procesos que regulan la calidad del aire, proveen de hábitat a los organismos o bien, cumplen funciones tan importantes para la agricultura, como la formación y retención del suelo o la polinización. Muchos de ellos son poco visibles, sin embargo, son fundamentales para que produzcamos alimento y se generen las oportunidades de desarrollo de las generaciones futuras.

Conoce más en http://cambioclimatico.conanp.gob.mx/