El ingreso de productos de origen animal, vegetal, acuícola y pesquero favorecen la entrada de plagas y enfermedades inexistentes en México, mismas que pueden provocar pérdidas en la producción y la economía nacional.

Está permitido el ingreso, realizando solo inspección ocular siempre y cuando estén libres de plagas y se presenten en cantidades para su uso y consumo personal, tales como: