El primero de febrero de 1933, la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, decidió unir en una sola las Direcciones de Correos y Telégrafos, argumentando grandes economías para el erario y también mayores facilidades para el despacho y los intereses del público.

Los telegrafistas afirmaron no estar en desacuerdo con la fusión, su molestia era con el procedimiento; al no considerarlos en el análisis o diagnóstico que dio origen a esa decisión por parte de las autoridades, y considerar en serio peligro su fuente de trabajo, porque no cualquiera sin la debida formación puede hacerse cargo de la comunicación telegráfica.

Con este motivo, en las primeras horas del 14 de febrero de 1933, convocaron a una “huelga general” con el objetivo de que la superioridad reconsiderara la orden y no se aplicara, enviaron mensajes a todo el país informando la situación a todos los compañeros, sin embargo era demasiado tarde, ya no había tiempo ni marcha atrás.

El Gobierno lo tomó como un acto de rebeldía, y con violencia innecesaria procedió a la requisa de las comunicaciones con personal del área de transmisiones del ejército mexicano, ordenando el cese masivo del segundo turno, poco más de seiscientos empleados, conjurando de esta forma los reclamos de los telegrafistas.

Este año se cumplen ochenta y siete años de ese movimiento, que fue determinante para todos los que trabajamos en Telecomunicaciones de México, haciendo de la comunicación la identidad que nos distingue al servicio de nuestro país, es por eso que cada 14 de febrero celebramos desde 1943, el recuerdo de los compañeros telegrafistas que a pesar de las consecuencias alzaron la voz en defensa de su trabajo.

¿Conocías el dato?

  • Cada 14 de febrero a partir de 1943, y en poco más de sesenta años, el ramo de los telegrafistas junto a los directivos en turno, celebraban en grande esta fecha, para empezar los diplomas a los empleados que cumplían 50 y 30 años de servicios se entregaban en solemne ceremonia en la Sala de Espectáculos del Palacio de Bellas Artes, con la presencia de las altas autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

/cms/uploads/image/file/564105/Fichas_Informaci_n_DiaDelTelegrafista2020_Mesa_de_trabajo_1.jpg

  • Los festejos comenzaban a lo largo de toda la semana previa a la fecha, Se convocaba a competencias deportivas, futbol, basquetbol, ciclismo, así como concursos de pintura, declamación, y poesía, entre los compañeros de las oficinas centrales y de las administraciones del Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

/cms/uploads/image/file/564104/Fichas_Informaci_n_DiaDelTelegrafista2020_Mesa_de_trabajo_1_copia.jpg

  • Las grandes casas comerciales del centro histórico se unían a los festejos, obsequiaban aparatos y enseres domésticos para la gran rifa que se hacía para todos los empleados, en agradecimiento por los servicios de comunicación que se les prestaban como grandes usuarios.

/cms/uploads/image/file/564101/Fichas_Informaci_n_DiaDelTelegrafista2020_Mesa_de_trabajo_1_copia_2.jpg

  • Varias compañeras se postulaban para presidir los festejos como “Reina de los Telegrafistas”, recorrían las oficinas de la Ciudad de México con el fin de recabar los votos suficientes que le diera el triunfo a la que más simpatía y apoyo lograba de los compañeros.

/cms/uploads/image/file/564100/Fichas_Informaci_n_DiaDelTelegrafista2020_Mesa_de_trabajo_1_copia_3.jpg

  • El día 14, se iniciaban los festejos con las “mañanitas” en el patio del antiguo Palacio de Comunicaciones conocido como la Administración Central, salones y pasillos se adornaban, y los mariachis y conjuntos musicales alegraban a todos.

/cms/uploads/image/file/564102/Fichas_Informaci_n_DiaDelTelegrafista2020_Mesa_de_trabajo_1_copia_4.jpg

  • La culminación era el gran baile de gala el cual se realizaba en alguno de los elegantes salones de fiestas de la ciudad, donde coronaban a la “Reina de los Telegrafistas” y sus princesas, después de los discursos oficiales eran premiados los vencedores de las competencias deportivas y culturales, orquestas y artistas del momento le daban un brillo excepcional a estos festejos con sus actuaciones, donde los compañeros disfrutaban la cena-baile con la que terminaba la celebración anual.

/cms/uploads/image/file/564103/Fichas_Informaci_n_DiaDelTelegrafista2020_Mesa_de_trabajo_1_copia_5.jpg