La visita tuvo como propósito continuar con el diálogo entre los gobiernos de México y de Estados Unidos para dar seguimiento a lo acordado entre los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald J. Trump en la llamada telefónica del 27 de enero de 2017.